¡Hola, Capricornio!

Tu horóscopo de hoy
22 de Agosto

Regístrate para recibirlo gratuitamente
todos los días

capricornio
22/12 – 19/01

No aferrarse

A todos nos ha pasado experimentar apegos, situaciones en las cuales nos resulta difícil dejar o soltar. Esto es especialmente cierto con la ropa, o con algunos objetos que tenemos en nuestra casa. ¿Eres muy materialista? ¿Cuál es tu apego a lo material? Es normal que guardes el sweater que te ha tejido tu abuela, o que tengas aprecio por los zapatos que te compraste con tu primer sueldo. Pero te ayudará mucho ser consciente de lo que tienes en tu clóset, y saber qué es lo que usas realmente. Te darás cuenta que hay cosas que están allí hace años y que ni usas.

Recibe tu horóscopo diariamente

Amor

Los apegos también se dan en las relaciones. Es probable que estés obsesionado con alguien del pasado, con quien tuviste una bella historia pero que por algún motivo se terminó. Seguramente le das vueltas al asunto pero esta persona en cuestión ni se fija en ti. Estás aferrándote a una idea que generaste en tu mente acerca de ese pasado compartido. Evalúa si es una fantasía creada o si hay realmente posibilidades de crear algo nuevo juntos. Recuerda, las segundas partes de las películas nada tienen que ver con las primeras. Puedes decepcionarte.

Familia y amistad

La misma situación de apego se evidencia con los amigos. Tal vez te sigues viendo con aquella amiga que absorbe toda tu energía, porque "es mi amiga de la escuela", sin un motivo más válido que aquél. Pero probablemente ya no compartan los mismos intereses, ni se rían de lo mismo, ni tengan la misma complicidad que antes. Los recuerdos que tenían son muy buenos, pero son eso, recuerdos. Parte del pasado. Tal vez seas más feliz rodeándote de personas nuevas, que te potencien, con las cuales compartas nuevos hobbies o charlas. Uno cambia y sus relaciones también van cambiando a lo largo de la vida.

Desarrollo personal

Déjate un día libre para ordenar tu casa y hacer una limpieza profunda. Empieza por la cocina, tira las cosas vencidas, mueve de lugar las tazas, los platos, limpia todo con vinagre y bicarbonato de sodio. Pasa a la sala de estar, cambia los muebles de lugar. Científicos dicen que hacer esto regularmente activará tu cerebro, que se acostumbra a cierta disposición de los muebles. Cuelga nuevos cuadros, cámbialos con frecuencia. Cuando pases a tu habitación, agradece a la ropa que ya no estará más contigo y déjala ir. Dónala, véndela, regálala. Te sentirás liberado y agradecido por todo lo que esos objetos te dieron en el pasado.